24 de diciembre de 2014

Servicios navideños


Miró hacia arriba, para comprobar que no se había equivocado de lugar. «Préstamo de niños para Navidad», rezaba el rótulo. Nada más entrar, un cartel multicolor proclamaba la certeza que servía de inspiración a todos los voluntarios que trabajaban allí: Haga sus Navidades inolvidables. Ponga en ellas un niño (o niña).
En aquel momento no había nadie esperando, una suerte. Rellenó la solicitud, procurando escribir sus datos con buena letra. En el espacio que decía: «Exponga brevemente sus motivos para solicitar nuestros servicios, escribió: Estoy solo.»
No podía ser más breve. Tampoco más cierto. Le aseguraron que recibiría respuesta en una plazo máximo de una semana. Se le hizo eterna. Y eso que tardaron sólo seis días en enviarle un correo electrónico que anunciaba: «En respuesta a su solicitud, durante las próximas Navidades contará usted con la visita de Laura, de ocho años». Tuvo que leerlo cuatro veces para creérselo, con los ojos llenos de lágrimas.
            Fueron las Navidades más felices de su vida. Hizo todo lo que había soñado durante años y años de soledad: patinar sobre hielo, adornar el árbol de Navidad, ir a escuchar un concierto de valses y polcas, escribir poemas navideños en preciosas postales, ver la cabalgata de los reyes magos subido a una escalera, comer turrón de chocolate hasta tener dolor de barriga, cantar villancicos desafinando mucho, ir al mercado a compadecer a los pavos rellenos…
            Al llegar el día 7 de enero, Laura tuvo que marcharse. Se llevó los regalos y una cesta llena de dulces.
            Pero dejó los recuerdos que había protagonizado, que permanecieron allí, muy vivos, el resto de su vida.
A veces, cuando se siente solo y hace mucho frío, él se arropa con ellos. Entonces se cree un hombre de suerte.


¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!! 

10 de noviembre de 2014

NOVEDADES DE OTOÑO 4 / Amaranta


Esta semana llega a las librerías mi última novela para jóvenes. Me gustaría contaros algo de ella.

A menudo mis charlas en los institutos terminan pidiendo a los asistentes que me cuenten alguna historia. Las de fantasmas son de nuestras favoritas. A todos alguna vez nos ha ocurrido algo que la razón no puede justificar al cien por cien. A menudo me cuentan historias inquietantes. Yo les digo lo que aseguran los expertos en fantasmas: que la adolescencia es un momento especialmente sensible para el contacto con el más allá. 
Hace unos tres años, después de una charla en un instituto, se acercó una alumna de 16 años y me preguntó si podía contarme una historia "muy fuerte" de la que no quería hablar delante de sus compañeros. Me la contó a mí sola. Me dijo que podía escribirla, si quería. Cuando comenzó, pensé que sería una historia como tantas otras. Pero a medida que me la iba contando, consiguió horrorizarme. No he podido dejar de pensar en ella en todo este tiempo. En parte por eso nació Amaranta, la novela con la que he ganado la última edición del Premio Jaén. Porque necesitaba contarla. 

Aunque la historia de fantasmas sólo es media novela, y en absoluto es la que todo el mundo destaca. La otra media es real, muy real. Amaranta es la hija de un banquero muy rico, muy famoso y -claro- muy corrupto. Su futuro está decidido de antemano, aunque a ella no le guste: debe seguir los pasos de su abuelo y de sus padres al frente de Bancomundo, el banco de su familia. Aunque todo cambia de pronto, la noche de su decimoctavo cumpleaños, cuando conoce a Ismail, uno de los camareros contratados por la empresa de cátering que ha organizado una megafiesta en su casa, y se enamora de él.

Hace años que dejé de ser adolescente. Tampoco creo en fantasmas, aunque a menudo escriba sobre ellos (sé que a algunos les decepciona saberlo). Sin embargo, sigo creyendo fervientemente en dos cosas que son la base de esta novela: que el amor es capaz de cambiarlo todo y que la única esperanza del mundo son los jóvenes. Ojalá ellos no sean como nosotros.
Y ojalá os guste lo que Amaranta ha venido a decir, que es mucho. Muchísimo.

30 de octubre de 2014

NOVEDADES DE OTOÑO 3 / Se vende mejor amigo (SM)

Óscar y Nora parecían inseparables, ¿verdad? Ni a ellos mismos se les había ocurrido nunca que algún día podrían enfadarse. Sin embargo, tampoco contaban con que Nora conocería un día a Muriel y que juntas querrían organizar algo en lo que Óscar no tiene cabida: una fiesta de pijamas. 
Pero, ¿por qué? ¿Acaso no existen las fiestas de pijamas para niños? ¿Es que los niños no tienen pijama? Estas son las preguntas que se formula Óscar mientras se deprime (ya le conocéis) y busca una solución al mismo tiempo. 
La encontrará, por supuesto, ¡claro que la encontrará! Pero antes tendrá que comerse solo un bocadillo de mortadela debajo de una acacia, entender qué significan las cosas que dicen las niñas y recibir consejos de un hada cursi.
¿Qué pensáis? ¿Tendrán arreglo los problemas de Óscar? 

Lo que ya no tiene arreglo, mal que me pese, es el final de esta colección. Después de Se vende mamá (2009), Se vende papá (2011), Se vende garbanzo (2013), las aventuras de Óscar y Nora llegan a su fin. 
No me canso de recomendar los dibujos de Andrés Guerrero. Después de trabajar con él en estos cuatro libros, me he convertido en su fan incondicional. Andrés tiene una gran sensibilidad para captar los pequeños detalles del texto. Os invito a comprobarlo. Sin él, Óscar y Nora no habrían sido lo mismo. Y me consta que nuestros pequeños lectores opinan igual y son tan fans como yo.

* El 4 de noviembre en librerías. También en catalán (Cruïlla).

20 de octubre de 2014

20-O




Sé perfectamente en qué día comencé a escribir. Ha quedado constancia en uno de aquellos diarios pasados de moda, que se cerraban con un candadito. El mío siempre tuvo el candado roto, pero me servía igual. Era 22 de octubre de hace hoy 36 años.

15 de octubre de 2014

Cita a las doce y dos

Los hijos son nuestra cosecha, nuestro cultivo, nuestra tierra. Son pájaros a los que se suelta en la oscuridad. Son errores renovados. Pero son la única fuente de que puede extraerse una vida más cumplida, más lúcida que la nuestra. De un modo u otro harán algo, irán un paso más lejos, verán la cima. Creemos en ello, en el resplandor que despide el futuro, los días que no veremos.

James Salter
Años Luz

10 de octubre de 2014

NOVEDADES DE OTOÑO 2 / El taller de la imaginación (Alba editorial)

Hace años que pienso que la escritura de ficción debería formar parte de los currículos escolares en primaria. Siempre que puedo, termino las charlas sobre mis libros con un pequeño taller para los más pequeños. Ellos disfrutan mucho jugando a ser escritores. La escritura creativa acerca a los alumnos a la lectura desde otro punto de vista, pero además, escribiendo se adquiere seguridad, se conoce mejor a los compañeros, se desarrolla la imaginación, se aprende a romper con el pensamiento lógico, se da rienda suelta a los deseos...

A lo largo de estos años también he impartido talleres para profesores de primaria (y lo sigo haciendo). Muchos de ellos me han confesado que les gustaría incluir en sus clases ejercicios de escritura, pero que literalmente no saben por dónde empezar.
Pues bien, este es un manual sencillo dirigido a profesores de primaria, con la finalidad de que lleven la escritura creativa a las aulas. En él desarrollo algunos de los ejercicios que durante años he realizado en colegios de todas partes. Son fáciles, divertidos, y dan resultados sorprendentes. 

Por poner un ejemplo: en él recojo la historia que inventaron el año pasado unos alumnos de cuarto de primaria (9 años) a raíz de la contemplación de una fotografía de Chema Madoz. Os aseguro que es pura poesía. Trata de una nube que es adoptada por los alumnos de un colegio. La alimentan con su sudor y la nube vive feliz instalada en el techo de la clase. De vez en cuando la sacan de paseo por el patio atada con una correíta. Cuando se enfada, la nube truena, pero nunca le duran mucho los enfados. Hasta que llegan las vacaciones y surge un grave problema: las madres de los alumnos no quieren a la nube en casa. ¿Qué pasará?

Os aseguro que ellos lo tenían clarísimo. Yo me limité a escribirlo en estas páginas. Ojalá os gusten las historias que contienen. Y, sobre todo, ojalá descubráis con ellas pequeños grandes autores.

9 de octubre de 2014

Primicia: ya tenemos cubierta de Amaranta


Aún falta un mes para que llegue a librerías, pero de momento 
os presento en primicia la portada. En unos días os cuento algo más.