26 de mayo de 2009

Jornada de trabajo

Autotraducirse es autotraicionarse.
Y (mucho peor) autoaborrecerse.

Aún me quedan 250 páginas, ¡ay!

3 comentarios:

Antonio dijo...

Qué gran verdad.

Anónimo dijo...

Pues jo m'autotradueixo i estic feliç com un anís... però, es clar, jo no sóc "escriptora professional"...

CaballeroDeOlmedo dijo...

Ni lo serás nunca con ese "estilo"...