2 de diciembre de 2011

Con todos ustedes, desde el corazón del glamour lisboeta, la edición portuguesa de Habitaciones Cerradas


4 comentarios:

Begoña dijo...

Es precioso eso de poder vestir a los hijos literarios de distintas vestimentas y lenguajes. Eso los enriquece aún más.
Hermosa portada.
Saludos

Rebeka dijo...

¡Me he quedado sin palabras!

La portada es sencillamente preciosa y elegante. Tanto como las letras de su interior.
Hay un fragmento que aún sigue clavado en mí y no desaparece.

Rusta dijo...

¡Qué preciosidad! Espero que el libro tenga una buena acogida en nuestro país vecino.

Un saludo.

Jorge dijo...

¿Soy el único al que le parece de una ñoñez que da grima?