20 de agosto de 2006

Turégano, Segovia: Ángel caído




3 comentarios:

clara dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
clara dijo...

¿Floyd Landis?

nane dijo...

ahay ángeles que caen, o que se rompen como un corazón cualquiera. Hay ángeles que cuidan de los demás (o eso dicen), ángeles oscuros, ángeles que vuelan e incluso que habitan en el agua (si no los hay ya era hora de descubrirlos o inventarlos, que viene a ser lo mismo). Pero a mí los que más me gustan son los de carne y hueso. No es difícil identificarlos, dan amor a manos llenas, ríen, dan luz con sus palabras, con sus gestos... y yo, que estuve entre cientos de ángeles de todas las formas y tamaños, sabía a ciencia cierta que quien me acompañaba era, entre todos los ángeles imaginables o posibles, mi preferida.