13 de febrero de 2010

Concurso de primeras frases


Leo las primeras frases de una decena de novelas frescas que se amontonanen mi estudio. Es una obsesión, casi un vicio. Me gusta saber qué se le ocurre a la gente para comenzar. También me gusta discutir acerca del gancho o la pertinencia de ciertos principios. Eso es lo que os propongo hoy, queridos navegantes. Un juego. Os dejo algunas primeras frases seleccionadas de entre varios libros recién llegados. Algunos son de nuevo cuño. Otros, reediciones. Hay autores extranjeros y nacionales, todo muy variado.
¿Cuál es vuestro inicio favorito, aquel que os llevaría a seguir leyendo después de tropezar con él?
En tres días, los créditos y algo más.

1. Ernie Stark no era el tío más simpático que podías conocer.

2. El padre de Christina Goering era un industrial norteamericano de origen alemán y su madre una dama neoyorquina de familia muy distinguida.

3. Por más incongruente que le pueda parecer a quien no ande al tanto de la importancia de las alcobas, sean éstas sacramentales, laicas o irregulares, en el buen funcionamiento de las administraciones públicas, el primer paso del extraordinario viaje de un elefante a austria que nos proponemos narrar fue dado en los reales aposentos de la corte portuguesa, más o menos a la hora de irse a la cama.

4. En el otoño de 2004, poco después de su memorable entrevista con el presidente de los Estados Unidos y después de la publicación de la autobiografía novelada de su hijo mayor, que se publicó con el cruel título de "Bajo su sombra", Harold Cleaver, famoso periodista de prensa y televisión, cineasta y autor de conocidos documentales, tomó un vuelo de la British Airways en el aeropuerto londinense de Gatwick con destino Malpensa, Milán, desde donde siguió por ferrocarril hasta Bruneck, en el sur del Tirol, y de allí en taxi, con rumbo norte, hasta el pueblo de Luttach, a pocos kilómetros de la frontera entre Austria e Italia, lugar a partir del cual tenía la esperanza de encontrar alojamiento en un remoto paraje, aislado, entre los montes, donde pasar los siguientes años de su vida, no forzosamentde los últimos.

5. El editor Germán Bosco regresó a su piso a las diez menos veintiséis de la noche del viernes 1 de diciembre, exactamente dos horas antes de morir asesinado.

6. Era la segunda vez que Ben viajaba en el viejo Chevrolet de su abuelo.

7. Siempre me han fascinado las arañas.

8. El trece de enero del año 1865, a las doce y media del mediodía, Yelena Ivánovna, la esposa de mi cultivado amigo y colega Iván Matvéich, que también es mi pariente lejano, decisió que quería ver el cocodrilo que exhibían en el "passazh" a cambio de una única entrada.

9. Puedo contar mis sobredosis con los dedos de una mano.

10. Jenaro Baldrich se asomó a la vida en 1920, en Tarragona, en la casa que luego vendería para comprar la de Valldoreix, por no seguir habitando el lugar donde murió su padre, don Eustaqui Baldrich, y donde enfermó su madre, Cinta Campà.

17 comentarios:

Temperance Blackwood dijo...

Yo elegiría 1, 6, 7 y 9. El 5 se parece demasiado a Crónica de una muerte anunciada, necesitaría más para decidirme a leer el libro, pero no lo descarto, suena a intriga policial. :)

¿Podremos saber a qué libros pertenecen? Así podría utilizar tu truco para elegir libros nuevos.

Eomoi dijo...

Elijo el 1, el 7 y el 9. El 3, el 4 y el 8 me aburren, con esas frases tan largas... ¿dónde está el punto y seguido?

Begoña dijo...

Yo elegiría el 1. Sin duda. Me parece un principio de lo más prometedor.

Care dijo...

Por supuesto, en un par de días se desvelará el misterio de los libros a los que pertenecen.

Caballero de Olmedo dijo...

Yo, la 5:
El editor Germán Bosco regresó a su piso a las diez menos veintiséis de la noche del viernes 1 de diciembre, exactamente dos horas antes de morir asesinado.

Quizá si que recuerde a Crónica de una muerte anunciada, pero atrae.

Meltalle dijo...

Buenas

Pues la verdad es que ninguna me llama mucho la atención, ahora por elegir... elegiría la quinta frase o la décima.

Salu2

Esther dijo...

Me quedo con la 7 sin dudar. "Siempre me han fascinado las arañas". Inquietante, sugerente, nos pone en contacto con nuestro lado oscuro...Quiero saber más.

Esther dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rubén dijo...

Me quedo con la 1). Las demas me parecen que no enganchan a la lectura, osea aburridas.
En el caso de la 10) es un poco de microrrelato ¿no? y demasiado usada para atraer. Aunque la 7) tiene su encanto y en su medida, atrae.
Un saludo

Anónimo dijo...

Me quedo con la 1, puede dar mucho juego...

Mady dijo...

3, 5 i 9 :-)

Jesus Dominguez dijo...

Ernie Stark, sin duda. Es que creo que lo conozco (jejee)

Un saludo

Ikima dijo...

El que más me gusta es el 9, porque propone una paradoja en una frase muy breve, y por tanto seguiría leyendo. También está bien el 7. En general me gustan las frases breves para empezar. El 4 me parece terrible (lo siento mucho, no sé de quién es), se hace farragoso y pesado, con incisos e información superficial de más o, al menos, información que puede darse perfectamente más adelante, después de una primera frase un poco más impactante.

Tzaviere dijo...

6. Era la segunda vez que Ben viajaba en el viejo Chevrolet de su abuelo.

Antonio dijo...

Yo me decanto por las opciones 5, 7 y 9 y añado lo horrenda que me parece la número 2.

Saludos.

Malena dijo...

No me gustan las primeras frases muy largas y suelen atraerme las que no comienzan directamente con el sujeto.
Me llama la atención la 6. Me da ganas de saber si Ben es un niño o un adulto, si viajaba además con su abuelo, si se está narrando algo de un pasado muy remoto...

http://milaytete.blogspot.com/

Kim dijo...

yo voto por el 8, un principio sin invitación a nada, simplemente tira del hilo y…

No creo que sea necesario que las primeras líneas deban invitar a leer ni crear intriga.