25 de mayo de 2010

Habla la protagonista de la novela que estoy escribiendo, en un fragmento descartado


La gente tiene hijos a causa de un error.
Nadie se plantea que la necesidad biológica de legar algo al mundo antes de desaparecer es un mecanismo natural que ha dejado de ser necesario. Nuestro planeta no precisa que la humanidad se reproduzca. Somos la especie más depredadora que existe, mucho más razonable sería que la mitad de la población se extinguiera de pronto. Así aseguraríamos que los nuestros no lo arrasarán todo en un par de generaciones más.
Durante años me produjo espanto saberme parte de esa especie insensible que heredó un lugar en el Universo y lo convirtió en bazofia en sólo doscientos años. De modo que decidí no contribuir. No tener hijos.
A pesar de todo, la mayor parte de la gente que conozco insiste en parir. Ponen en los hijos esperanzas que nunca se cumplen, se cargan con trabajos desagradables que les obligan a sacrificar los mejores años de sus vidas, olvidan sus pequeños sueños por invertir algo de tiempo en una descendencia ingrata que nunca les reconocerá su esfuerzo. Y todo, ¿a cambio de qué? A cambio de un falso axioma: creen que no están solos en el mundo porque les tienen a ellos, a sus pequeños sucesores. Piensan que algún día, cuando los necesiten, los tendrán a su lado, aunque sólo sea para verlos morir.
Todos, excepto el mío. Mi padre es diferente.

4 comentarios:

Meltalle dijo...

¡Uhm!... tiene muy buena pinta el texto. Pero, care, no te metas mucho con el mundo que, luego pasa lo que pasa... y, "eso" no sería nada bueno. Bueno, de todos modos mucha suerte con tu nueva criatura, espero que salga derecha y con ganas de dar mucha guerra como todos los hijos y miembros de una gran familia. ¡A por todas!


P.D.: ¿Has pensado ya en el nombre?

Tempe dijo...

Mmmmm, solo con eso me dan ganas de conocer a ese padre, y saber por qué es diferente. Muchas suerte, ¡y que la inspiración no te abandone! ;)

P.D. Yo seguiré deseando poder leer Crypta, que acabo de leer la primera reseña (seguro que leeré muchas más en los blogs que sigo) y la han dejado... mmmmm! Que dan ganas de salir a comprarla ya mismo.

Airama dijo...

Hola,
Es difícil no pensar en tener hijos, cuando no se puede, sea por lo que sea. Pero estoy de acuerdo en que tanto si tienes hijos como si no, siempre acabaremos perdiendo algo. La vida es así y no se puede cambiar, aunque para eso están los libros ¿No?
Saludos

Víctima del desamor dijo...

Me encantará aceptar el reto de encontrar los fragmentos de Care diseminados en este nuevo libro. Porque, por lo leído y por lo que sé, esta prota no piensa como su creadora ^_^