15 de abril de 2013

¿Os apetece un pastelito libresco?


Este montaje fotográfico, donde mis libros parecen dulces delicatessen 
que llevarse a la boca me lo ha regalado su autora, Victoria Rodríguez Gil. 
Es un regalazo. ¡Gracias, Victoria!
¿Gustáis, navegantes? 
¿Por cuál empezaríais?

5 comentarios:

Mahoney Culkin dijo...

Hola, Care.


Me encantan las delicatessen y, mucho , pero, mucho más... las que saben a tus expertas y sabrosas letras que, en conjunto, siempre saben darle un buen sabor de boca a cada lector ávido y fan incondicional o neófito de tus obras literarias.
No sé por cuál decantarme..., ¿y si probara todo el surtido?, ¿pasaría algo -seguro que bueno-? Sí, creo que probaré todos. ¡Ñam! ¡Ñam!


Dulces saludos.

Victoria R. Gil dijo...

Me alegro de que te hayan gustado. Ojalá un dia sean una realidad comestible y no sólo virtual. E hipocalórica o mis michelines no te lo perdonarán.

Anónimo dijo...

Original e inspirador el montaje, puede que pruebe con cupcakes así.
Para comérselas están!

Vanessa

santiago muñoz perez dijo...

Me ha encantado tu blog.

Rebeka dijo...

Ohhh, que monada de pastelitos!!Quiero uno!!