11 de abril de 2013

Se vende mamá y Se vende papá al coreano: he aquí las pruebas




2 comentarios:

Begoña dijo...

Me imagino que no es fácil cruzar las fronteras de un idioma tan diferente al nuestro. Y que la alegría de esta traducción será aún mayor.

Cada vez que un libro se traduce a un nuevo idioma es como si volviese a nacer.
Saludos

Milena Pato dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.