19 de junio de 2013

Día de orden y limpieza



A veces me preguntan qué hago cuando termino una novela. Lo primero: suspirar. Sentir esa satisfacción profunda de haber terminado algo largo, trabajoso y soñado. Ayer mismo escuché decir a mi admirado Jesús Ballaz que escribir consiste en desvelar un tesoro que tenías escondido. Cuando terminas la escritura de algo, tienes la estupenda sensación, no comparable a ninguna otra, de haber desenterrado un tesoro. Sin embargo, me temo que lo que viene a continuación es, en mi caso, bastante vulgar. Ha llegado el momento de contarlo.

Cuando termino una novela, dedico las siguientes horas (por norma general, el día siguiente completo) a ordenar mi estudio. No es un ritual raro, ni excéntrico, sino una urgente necesidad. Soy tan desordenada que si no lo hiciera así, al final nadie podría entrar en mi guarida, ni siquiera yo misma. Mi mesa acabaría sepultada bajo la montaña de papeles y documentación que suelo manejar. Llevo aplicándome en estas campañas de orden varios años. Si la novela ha sido extensa, de las que ocupan mucho tiempo, el orden es más exhaustivo e incluye rincones. Si la novela ha sido de menor dificultad, más breve y, en consecuencia, me ha ocupado menos días, basta con una campaña de ordenación más liviana, pero igual de eficaz.

Hoy, navegantes del silencio, es uno de estos días. Inauguro mi campaña de orden escribiendo a primera hora esta entrada. En cuanto ponga el punto final comenzaré a clasificar libros, deshacerme de papeles, archivar facturas amontonadas, pasar la escoba, el plumero, el trapo.
Esta tarde todo estará listo para volver a empezar.
Hay otro tesoro que pide a voces ser desvelado. Comenzaré mañana, que hoy tengo trabajo.

* La imagen de hoy. Ese fue mi estudio durante 9 años. No os asustéis, no fue la limpieza lo que lo dejó tan vacío.

3 comentarios:

Mahoney Culkin dijo...

'Gracias, Care' por tus confesiones más íntimas, por lo menos a lo que se refiere a tus liturgias en cuanto a la hora de enfrentarte y disfrutar de la literatura a tu modo; para luego, compartirlo con la gente que te quiere, te admira o todavía está por descubrirte y, quedarse maravillado por tu facilidad y gran maestría a la hora de narrar y organizar relatos sumamente interesantes, documentados y, sobre todos muy entretenidos.
Y, encima -a modo de parabien, claro- sacas tiempo de donde puedas para compartir con tus seguidores y amigos: detalles y más detalles que, lleva dentro de cada obra tuya retazos de tu personalidad compartida con el mundo y, muchas veces para nuestra fortuna, conocer más de ti, expresamente... mediante esta maravilla de heramienta: el blog de una blogger con increíble enjundia y talento en todo lo que se propone y más tarde, lleva a cabo y, disfruta compartiendo todo su trabajo y esencia con nosotros.

Un saludo, de un admirador avezado tuyo.

Nicolás arrieta. dijo...

hola care, soy de Mexico,me llamo Abigail y tengo 17 años adoro tus libros,pero solo tengo uno ''el dueño de las sombras'' lo eh leido siento de veces porque lo amo, pero quisiera tener crypta pero en donde vivo no lo venden ni lo consigo , sera que le puedas mandar el libro a una fan? besos

Begoña dijo...

Te paso un enlace que contiene un premio para ti, espero que te guste:

http://dasdelluvia.blogspot.com.es/2013/06/premio-one-lovely-blog-award.html