13 de enero de 2014

Las palabras


Este de hoy es un mensaje para Yaicla. No suelo contestar a los comentarios del blog. Sin embargo, hay cosas que no pueden dejarse sin respuesta. "Hemos perdido la batalla" escribías sólo hace unos días en esta misma página. Tus palabras me han llegado al corazón. 
Algo sé de pérdidas, aunque no puedan compararse con la tuya. Algo sé de memoria, de necesidad de mantener viva la isla, el recuerdo, el camino dorado de los recuerdos. Los recuerdos son nuestro patrimonio, son la materia prima de la que estamos hechos, son nuestro único legado en el mundo. No morimos mientras alguien nos recuerde. Las personas que nos faltan respiran en nuestro recuerdo. Son ellos, los recuerdos, quienes nos mantienen con vida o nos matan. Hay personas que darían cualquier cosa por ver desaparecer todos sus recuerdos, por cambiarlos por los de otra persona. Yaicla: eres una mujer afortunada si atesoras recuerdos como islas. Aunque las palabras no alcancen aún para el consuelo, no quería dejar de decírtelo. 
Las palabras, ah, qué misterio. Dices que has vuelto a entrar en el blog transcurridos estos tres meses. Muchas veces me pregunto para qué sirve lo que hago. Es inevitable, supongo, en un país donde la incultura es bandera y orgullo de tantos. No quiero que lo que escribo, lo que imagino, las palabras que garabateo sin descanso, sean sólo para mí. Escribir es compartir emociones y vivencias. Es revivir la memoria, explorarla. Quiero decirte que tus palabras responden a esa pregunta que tanto me formulo últimamente y tanto me preocupa. Escribo para ti, Yaicla, para gente como tú. Ojalá la ficción sirva para devolverte esa isla en la que somos todos iguales: la de las historias que merecen ser contadas y las personas que creen en ellas. 
Brindo contigo porque el recuerdo no tarde en dejar de doler y te haga sonreír. Ya sabes que estaré aquí, cargada de palabras, para cuando me necesites.

* La imagen de hoy: otro camino de oro, entre las nubes.

5 comentarios:

Begoña dijo...

Es curioso un día abrí un blog aún sin entender por qué, después supe que intentaba superar una muerte que no encajé, o varias muertes acaso.
Supe que hay heridas que nunca curan, pero que también hay alegrías que nunca enfermarán y que engarzadas en palabras crean prodigios que ayudan a encarar el mañana.

La muerte siempre sucede demasiado pronto para todos los que queremos, pero conservar los recuerdos con una sonrisa es nuestra mejor venganza. Estoy convencida.

Rebeka dijo...

Unas palabras preciosas, como bien dices sé de recuerdos que a veces nos salvan y otras nos matan. Con estas palabras tuyas tan mágicas, y este mensaje, queda claro porque entramos a tu blog, aunque unas veces estemos más pendientes que otras.
Porque tus palabras siempre nos envuelven de magia, espiritualidad y luz.

Un abrazo!

Rebeka dijo...

Unas palabras preciosas, como bien dices sé de recuerdos que a veces nos salvan y otras nos matan. Con estas palabras tuyas tan mágicas, y este mensaje, queda claro porque entramos a tu blog, aunque unas veces estemos más pendientes que otras.
Porque tus palabras siempre nos envuelven de magia, espiritualidad y luz.

Un abrazo!

Yaicla Artesania dijo...

Care tus palabras sirven para mucho,para mi consuelo en estos momentos,para esconder mi pena tras intentar sobrellevar cada día esa isla en los recuerdos que mantienen vivo a mi marido,a todas las cosas maravillosas que me ha hecho vivir en todos y pocos años que hemos estado juntos.
Gracias Care porque tus palabras y esos libros con los que tanto me haces disfrutar sirven para mucho.
Infinitas gracias por tus palabras de consuelo en mi desasosiego,por dedicarmme esta entrada en tu blog,gracias de todo corazon.

Yaicla Artesania dijo...

eres maravillosa Care!