11 de enero de 2010

Sala de prensa


1 comentario:

Begoña dijo...

Te confieso algo, hace como quince años, siendo una gran lectora descubrí algo: Yo buscaba un libro que no encontraba, y después de leer como sesenta, comencé a escribirlo. Sólo así logré el libro que yo quería leer. Luché contra esa aficción durante mucho tiempo creyendo que en realidad estaba loca. Y esa aficción me venció, hoy la dejo fluir.
Cuando mi hijo se hizo un carnet de biblioteca me saqué uno, y me leí un ciento de libros de autores americanos. Los españoles eran demasiado arcaicos para mi gusto.
Pues bien, esta era de escritores españoles que vivimos me está dando muchas alegrías, porque ahora además intento aprender el oficio, porque esta aficción no hace más que acaparar espacios en mi vida,y ahora soy plenamente feliz.
Sé que me extiendo demasiado, sólo para darte las gracias de todas las pistas que me dejas aquí, de autores de los que jamás oí hablar. Te sigo porque siempre me aportas mucha claridad, y quien se lleva mi oscuridad me abriga el alma.