11 de septiembre de 2011

Décimo aniversario



El mal es que el Diablo no existe.


Yo confieso, Jaume Cabré
Destino, 2011

1 comentario:

Rebeca dijo...

Si existiese el Diablo podríamos echarle la culpa de esta serie de catástrofes.
Pero el único culpable es el ser humano, tan irracional a veces que no debería llamarse ser HUMANO.