30 de octubre de 2012

Con ustedes... Filippo Brancaleone


Creo que va siendo hora de presentaros a Filippo Brancaleone, uno de los personajes de mi nueva novela, El aire que respiras. Es un muchacho italiano, de Génova, reclutado a la fuerza por las tropas de Napoleón para combatir en España. Llega a Barcelona con 17 años, en 1808, está muerto de miedo y no sabe empuñar la bayoneta. Por eso sus superiores se apiadan de él y la dan un tambor, ese con el que sale en la foto. Luego se vuelve ladrón a la fuerza, desertor por amor, casi muerto, padre, exiliado, campanero y mil cosas más que ya he contado en otra parte.

El soldado de plomo, auténtico, fabricado por Alymer, lo encontré en un anticuario y enseguida me gritó: "¡Eh! ¡Aquí! ¿No me reconoces? ¡Soy yo, Brancaleone!". Lo compré al instante, claro, aunque debo reconocer que a mi personaje le imaginaba más guapo y más espigado. Estaba terminando la documentación. Lo dejé sobre la mesa, justo debajo de la pantalla del ordenador. Desde ese instante, Filippo Brancaleone y yo hemos trabajado juntos, mano a mano. Cuando me encallaba, él se marcaba unos toques cortos, severos, de atención. Cuando me salía una de esas escenas que justifica un largo día de trabajo, redoblaba con alegría. A veces nos dábamos mutuo consuelo: Ya queda menos, Care. Tienes razón, Filippo. Otras, me regañaba. Eh, tú, deja de mirar por la ventana, has dejado mi muerte a medias, céntrate en lo que tienes que hacer, caramba, ¿cómo puedes despistarte en un momento así?  Ay, sí, Filippo, perdona, ya voy. 

Creo que nos hemos hecho grandes amigos. Tanto, que ahora que a los dos nos ronda el punto final, quiero que se quede ahí, en mi mesa, acompañándome para siempre. Lo mismo ocurrirá con estos personajes, lo sé. Les voy a extrañar el resto de mi vida.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, Care.

Jajaja, qué divertida es tu entrada o post de hoy. En serio, cada vez tienes unos amigos más interesantes, no me extraña nada que los vayas a echar de menos.

Saludos.


P.D.: ¿Podrías hablarnos de Virginia? :D

Rebeka dijo...

Una entrada divertida, me alegra mucho que os hayáis dado fuerza para ir continuando, el camino es mejor hacerlo en compañia ;-) Siempre.

Y gracias a ese tambor entre las montañas espantó a las tropas enemigas, que se pensaron que al otro lado había una legión entera.
¿O me equivoco de personaje? Quizá ese era otro tamborilero...Posiblemente...

Mil besos Care. Con muchas ganas de leer El aire que respiras ;-)

Yaicla Artesania dijo...

Bueno vosotros llegais al punto final pero ellos viviran en nuestra imaginacion para siempre,son magicos porque a traves de tus palabras y de tus historias penetran en las nuestras!.
Me ha encantado la historia!