6 de mayo de 2006

Con correos como este, ya puedo morir tranquila

Hola Care:
Me llamo X y soy la madre de un chaval (Y) con el que has estado esta mañana (por ayer, viernes) en la Fundación Germán Sánchez Ruipérez de Salamanca.
Mi e-mail es como agradecimiento infinito...
Te voy a explicar: llevo 15 años, que es la edad de Y, leyéndole, dedicándole y regalándole todo tipo de libros con la esperanza de que se aficionara a la lectura, y pensando en que el libro que le regalara en cada momento iba a ser el definitivo.
Y en esto... llegaste Tú con un libro titulado El anillo de Irina, que encima era un préstamo de su Instituto, y en tres días y tres noches, le dejaste fulminado y enganchado a la lectura.
Esta mañana me hubiera gustado estar con vosotros en la Fundación y poder abrazarte para agradecerte el trabajo que has hecho. En nuestra casa, esto es un gran regalo ya que los otros tres que componemos la familia, adoramos la lectura.
La dedicatoria que le pusiste en el libro le ha dejado huella.
Sin más, muchas gracias por tus libros.

Así lo vio la prensa salmantina.

8 comentarios:

miwok dijo...

Seguro que no será el primero ni el último que recibes, te lo mereces.

Javier A. dijo...

El comentario de la madre es impagable. Por supuesto, mucho mejor que ganar el premio Planeta. Así que: ¡Felicidades Care!

Javier A.

Ladynere dijo...

Estoy con Mikow, ni el primero, ni el último...
Besos.

Amaia dijo...

=)

Sef dijo...

Opino como miwok, me sé de otra madre que se quedó con ganas de mandarte un correo...(si manejara mejor el ordenador :-P)

Leo Zelada Grajeda dijo...

Care,uno de los pocos momentos gratificantes que tiene un escritor es cuando recibe palabras como la expresa esta señora madre sobre tus escritos.

Felicidades y que sigan los reconocimientos.

Gracias por linkearme.

Un abrazo.

Magda dijo...

Estas palabras hablan de ti y de tu escritura, que hermoso. No exista nada mejor que el reconocimiento de un corazón. Muchas felicidades.

Anónimo dijo...

Hola Care!
Soy Pura la madre de Y,de Salamanca.
Me alegra saber que no has perdido el norte y no te has salido de la atmósfera...la fama no te ha quitado las ganas de hablar con gente corriente como yo. (Pensé que no me responderías)
Esta vez es para darte de nuevo un abrazo y ánimos para que continues con la labor tan importante que has emprendido.
Abrazo para todos.