23 de mayo de 2006

Entrevista virtual

Me manda un mail Anna Serra para advertirme que una entrevista que me realizó ¿hará cuánto? (creo que bastante...) se acaba de publicar en la revista on line Premura. A falta de algo mejor que compartir con vosotros, os la dejo aquí.

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias Care, molts petons

Ladynere dijo...

Muy interesante la entrevista, Care. Cada vez más me doy cuenta de lo poco que te he leido en realidad, de los pocos libros tuyos que he disfrutado, será plan de ponerse a buscar libros tuyos cuando los exámenes y el dinero me lo permitan...
Besos!

Tzaviere dijo...

¿El encuentro de Mollina?

Marisa dijo...

Ya sabes mi opinión: Aprender a huir me encantó. Creo que tiene ideas tan inteligentes en la forma en que está construido.
Un beso enorme,enorme.

marisa dijo...

Hasta ahora, soy muy, muy despistada, no me había fijado en el nombre que has dado al blogg " El aprendizaje de la soledad". Es muy significativo.

Anónimo dijo...

Querida Care,
he leydo la entrevista. Dice que asististe a unas jornadas que cambiaron tu forma de ver la escritura. Eso pica mi curiosidad. Me gustaria que compartieras con nosotros algunas de las ideas que te enseñaron allí y que te impresionaron tanto. Bueno, si lo crees oportuno. Quizá sean "secretos profesionales" que no deseas compartir. Piensa que no todos podemos apuntar-nos a tus clases de escritura creativa.
En fin, tu misma.
Un saludo
Esther

Indi dijo...

Que levante la mano el que no odie corregir, reescribir...;). Siempre me ha intrigado, saber como os organizais las escritoras con hijos. Me refiero a que, tu "encierro" desde las cuatro de la tarde hasta la madrugada, ¿incluye pequeñas escaramuzas al cuerto de tus hijos para ver como siguen? ¿hay pausas para tomar contacto con el mundo exterior?.
Un abrazo.

mireias32 dijo...

Al hilo del comentario de Indi diré que yo no odio corregir y reescribir sino aquello que Care tan bien expresa en la entrevista que es superar el hecho de que otros te corrijan o te eliminen partes de un texto que tú consideras que está bien. A estas alturas de mi vida aún me cuesta aceptar esa serie de cosas. En fin habrá que ir madurando jajaja.
Respondiendo a la pregunta de cómo lo hacen las escritoras que tienen hijos pues, yo no sé cómo lo hará Care pero, en mi caso, parte del tiempo que le dedico a escribir es tiempo que quito de estar con mi hijo que tiene ocho meses y que está para comérselo. Es un gran sacrificio porque bastante poco le veo ya debido al puñetero trabajo pero, cada noche, después de un par de horas de trabajo, cuando veo otro capítulo terminado y definido siento una gran satisfacción. Siempre me consuelo pensando que aunque mientras escriba no esté con él cumpliré una promesa que le hice la primera vez que le miré a los ojos :)

El Escritor dijo...

Pues no sé...
Pero creo sinceramente que escribir es, en realidad, corregir. Aunque haya modos y modos de escribir, para hacerlo del tirón -cosa bastante rara para una novela de más de 150 págs.- nos encontraremos siempre revisando y corrigiendo.

Es una opinión :-)

JMalabia dijo...

el tiempo me dará la razón.Cada vez Care escribes menos...

JMalabia dijo...

el tiempo me dará la razón.Cada vez Care escribes menos...

Mady* dijo...

Ay... El que no sabe es como el que no ve (para jmalabia, con todo mi cariño).

Amaia dijo...

Gracias por enlazarnos la entrevista, voy a leerla =)

Anónimo dijo...

Querido malabia, el tiempo sigue como tú. Los dos estáis empeñados en demostrar cosas. El tiempo tus nulos aciertos y tú, la incapacidad de corregirte. Además, ¿qué importancia tendría? Care escribe menos, muy bien. Que haga lo que le de la gana. Por dios, tío, deja el tema.

jM dijo...

ya lo dejo Cristian

Care dijo...

Tzaviere: Mollina, claro.
Marisa: Gracias, preciosa. El título del blog es muy antiguo. Corresponde al título que siempre le he dado a los diarios que escribo cuando viajo. Como esto es también una bitácora y también hay navegaciones, lo reutilicé. Y espero que la reutilización no se cargue de sentido.
Esther: no son secretos profesionales, pero sería largo de explicar aquí. Mejor lo dejo para una entrada futura. Prometo no tardar mucho.
Indi: me permito pocas pausas y trato de evitar las escaramuzas. Me libran de ello mis estupendas canguros, las mejores amigas de mis hijos: Goretti, Alejandra, Laura. Y aprovecho para mandarles besos, que nunca hablo de ellas lo suficiente.
Mireia32: Tenemos un hijo de la misma edad. ¿El tuyo también es de septiembre?
El escritor: Suscribo aquello de Oscar Wilde: «Hoy me he pasado el día corrigiendo: por la mañana he quitado una coma; por la tarde la he vuelto a poner». Lo cual no significa que me guste.
Malabia: Escribir menos es una buena cosa. Muchos deberían hacerlo.
Besos a todos.

Anónima de las 9:59 dijo...

Yo escribo mucho y me paso la vida corrigiendo (sin ser ni escritora ni "corregidora profesional"), son cosas de empresa...

Y claro, cada vez que cambio esa coma, pongo dos puntos, un punto y coma, me cargo un párrafo... Caramba, ¡aprendo mucho!

Yo estoy en la fase de corregir = aprender a ver efectos.

Ya me gustaría a mí llegar a un punto en el que corregir me aburra. ;)