7 de mayo de 2006

Oh, my God!, de Jens Hage

2 comentarios:

Francisco Ortiz dijo...

Cuánto humor nos hace falta para superar tanta estupidez.

Anónima de las 9:59 dijo...

Si todos riesen con este chiste aún me quedaría algo de esperanza para con el género humano.