18 de julio de 2011

Un correo y una historia preciosos que llegan desde muy lejos y que me llenan de felicidad

Acabo de terminar Habitaciones Cerradas. Vivo en Puerto Rico y lo compré durante mi viaje a Barcelona y Madrid en junio.  Quiero darte las gracias por haber escrito un libro tan maravilloso. Mi familia es originalmente de Barcelona y se trasladaron a Puerto Rico en 1890. Tenían centrales de azúcar, pero la tatarabuela se quedó siempre en Barcelona. Pienso en ella con el personaje de Maria del Roser. Al su hijo casarse con mi bisabuela (hija de catalanes ya viviendo en Puerto Rico) viajaron a Barcelona de luna de miel a conocer a la familia y ella (la suegra) le regaló los muebles para su casa de Puerto Rico (algo que haria Maria del Roser con Teresa). Los muebles son iguales a los que hay en el museo de La Pedrera, en la parte donde vivía la familia Milà. Yo los heredé y son los que ahora están en mi casa.
Tu libro me ha hecho sentir que he visitado la Barcelona de la época de mis tatarabuelos y bisabuelos y me parece haberlos podido conocer mejor a través de tus personajes. ¡He llorado la muerte de Violeta por horas! Y también la de Maria del Roser. Me siento con un nudo en la garganta al haber acabado el libro, porque quisiera que nunca terminara.

2 comentarios:

Rebeca dijo...

Me alegro muchísimo de que te hayan enviado un correo así.
Es una forma de que sepas lo que sienten al leer tu novela y me imagino que será una buena forma de recordar que tu trabajo bien hecho produce en las personas sensaciones tan maravillosas como esa...

Y es que muchos cuando hemos leido la historia...nos hemos adentrado en ella de tal forma que nos hemos sentido muy cercanos...

Hemos visto cosas de nuestros antepasados, y cuando regresamos a ella con el paso del tiempo, justo ahora, todavía cobra más sentido todo, encontramos nuevos significados...

Te lo mereces Care!!

Un beso grande.

Rebeca.

Concha Huerta dijo...

Una maravilla recibir este tipo de mensajes despues del trabajo que te debio de dar la novela. Me alegro por ti Care. Un saludo