20 de febrero de 2007

Lluvia, Antonio Santos (1955)

Estoy solo
—contigo en el recuerdo—
viendo la geometría
del agua con el viento.

Estoy solo contigo, Maribel,
y está lloviendo.

Unos niños que pasan
sin ganas de colegio
me miran sorprendidos
de encontrarme tan serio.
Con su carga de adelfas
pasa un caballo negro.

Es primavera y llueve
en las flores del huerto.
En el mar huele a rosas
y en el viento
que vuelve de la playa
huele a sal.
Marinero
¿vienes a distraerme?

¿Para qué? Yo estoy solo,
pero te lo agradezco.

Déjame aquí con ella
en esta soledad del pensamiento.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Care, considerant els antecedents, venen ganes de fer-te una de les preguntes del fantasma "un escritor, nace o se hace?"
Si no vols respondre-la no et preocupis, aniré a per l'Ángela Vallvey.

Leo Zelada Grajeda dijo...

Interesante tu texto.

Care haber si me reestableces en tus links que me has sacado

Un abrazo.