21 de febrero de 2007

Un viaje a Pompeya para mi novela romana



4 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Por qué no? Soledad la de la ceniza aún más sola cuando sabes que se desprende de cuerpos humanos sorprendidos por la muerte en medio de un abrazo, de un sueño, de una venganza.

Anónimo dijo...

o de una chingadita, de soltar un apretón en el excusado, de un descubrimiento que habría sido revolucionario de no haberse perdido...

Anónimo dijo...

Sigo tus pasos, que cada vez son más grandes Care.
Me fui sin decir nada, pero casi he perdido el contacto con todos, parece que solo trabajo...
Un besazo enorme, espero leer ese libro prontito prontito, está vez intentaré leerlo sin ansias, porque lo bueno siempre acaba rápido, pero quizá eso signifique que viene algo mejor...
Miss White. (L.B)

Care dijo...

Anónimos... Uf, cómo estáis.
Miss White: hay quien nunca se va, aunqe quiera. Te he reconocido, como tú lo harás, entre risas, en las páginas de la nueva novela. Ah... Misterio.