28 de febrero de 2007

Qué bonita es la primavera


Escribo esto a las 23.38 de un día agotador, minutos antes de irme a la cama. Siguiendo con mis principios, mi principal objetivo ahora es olvidar todo lo que ha ocurrido hoy. Bueno, no todo. Lo que no quiero olvidar: la alegría de algunos amigos muy queridos (y algunas amigAS muy queridAS, ejem), el abrazo del hombre de mi vida al saberlo y una frase de mi madre de esas que hacen época («Por mucha gente que te felicite, por muchos que sean los que se alegren, ten presente que nadie se alegrará tanto como yo»).

Salvo esto, lo demás no importa. Ni los halagos, ni las llamadas de los periodistas ni esta vorágine de ojo de huracán, hermosa y falsa. Mi ego es algo así como bulímico: no le aprovechan este tipo de cosas. Ergo, en ese sentido estoy a salvo. Lo importante ahora es ser capaz de levantarme mañana y volver al ordenador, a mi mesa siempre desordenada, y ser capaz de hacer lo que debo (es decir, escribir) durante 5 o 6 horas. Escribir como si nunca hubiera pasado nada bueno. Como si aún estuviera todo por hacer. Como si me fuera la vida en ello.

Hoy ha sido un día agotador y especial. Cuando he acostado a mis hijos le he dicho a Adrián, el mayor (tiene 5 años), que hoy me han dado un premio. Sus ojitos luminosos han refulgido más aún y ha abierto la boca, como un pez, en señal de sorpresa.
«¿Y qué es?», me ha preguntado.
«Es un libro», he dicho.
«¿Un libro?», en su cara brillaba la emoción de lo fascinante. No parecía decepcionado de que su madre no haya ganado una medalla o una copa o una bolsa de caramelos.
Mientras le arropaba, le he contado un secreto al oído (le encanta que lo haga):
«Vosotros tres sois mi mejor premio», le he dicho.

Ha sido un día feliz. Gracias a todos los que lo habéis compartido conmigo.

17 comentarios:

M dijo...

Y a los que venimos ahora a felicitarte, pon una velita por nosotros. De verdad, enhorabuena. Y me he emocionado con el post.

Magda dijo...

Muchas felicidades, Care. Muy merecido.

Cuando nuestro trabajo es premiado muchas campanas suenan, no porque no sepamos lo que nuestro trabajo es en sí, eso lop sabemos al realizarlo con lo mejor de nosotras o nosotros mismos, sino por la alegría de que lo que hacemos trascienda fronteras en el ámbito del reconocimiento.

Que maravilla que tengas a tu madre contigo para compartir este gran momento, a tus hijos y al compañero de tu vida, tesoros infinitos.

Vaya un abrazo para ti desde el otro lado del mar.

Anónimo dijo...

Hola

Yo ya no voy a ser de las que te felicitaron ayer, a veces llego tarde. Muchas felicidades, me alegro mucho.
Un beso.

Pilar

morrison dijo...

cuando nos hablarás de M. Wiesenthal?

Alicia dijo...

Y muchas gracias por permitirnos celebrarlo contigo! Compartir tu alegría también es un premio. Así que nos recrearemos un poco más en tan primaveral regocijo, con una estrofita de Octavio Paz en sazón:
"El día abre los ojos y penetra
en una primavera anticipada.
Todo lo que mis manos tocan, vuela.
Está lleno de pájaros el mundo".

¡Sigue volando alto, bella!

Séfora dijo...

Muchas felicidades, Care!;) Con un poco de suerte te podré felicitar en persona en Sant Jordi ^^

Foerster dijo...

Admirada señorita Morrison,

No se lo tome a mal, le recuerdo que hay un apartado para este tipo de preguntas. Yo mismo solicité -exigí más bien- un post sobre M. Wiesenthal.

Monsieur Wiesenthal ha sido un ejemplo para todos.

La felicito por su castellano y espero seguir disfrutando de su talento y belleza en esa magnífica serie titulada "House"

Rendido a sus pies, con fetichismo, observando la forma anatómica de sus extremidades inferiores atentamente
Foerster

PS: ¿Cuando dedicarán un episodio M. Wiesenthal?

Ramon B. dijo...

Felicitats, Care!

Anónima de las 9:59 dijo...

¡Enhorabuena, Care!

A mí también me ha emocionado la entrada en el momento de la intervención de tu mamá orgullosa...

Oye, vale que hay que seguir trabajando igual, pero ¿igual-igual?... ¿Ni siquiera un poquito más motivada porque sabes que tus esfuerzos valen la pena y vas avanzando en la dirección que deseas?...

Enhorabuena, again. ¡Ya sólo nos falta leerlo!

Anónimo dijo...

Me enteré ayer, pero no pude dejarte un mensaje. ¡Muchas felicidades, Care!

César

Amaia dijo...

¡Felicidades! =D

Perdón por esta gran desaparición... he tenido problemillas.
Pero ya estoy de vuelta.

Al entrar aquí me encuentro con que tienes la misma plantilla de blog que yo. Qué buen gusto, Care =P

Besos.

Anónimo dijo...

Hola Care, soy Coral, una niña que ha estado hoy en tu charla en Burriana, quiero que sepas que me ha gustado mucho estar presente mientras contabas todo sobre tus libros, nunca habia visto a una escritora que me interesaran tanto las historias de sus libros, desde que has hablado, me han entrado muchas ganas de leerme algún libro tuyo, por eso me gustaria que contestases al e-mail que te he mandado antes desde mi msn, asi me podras aconsejar tal y como has dicho en la charla que harias, muchas gracias por haber hablado con tanta sinceridad, si leyeras este mensaje me gustaria que me agregaras a la direccción de correo que te he dado en el e-mail.
Espero que sigas escriviendo libros como los que escrives, y tranquila que no te va ha entrar eso que has dicho antes de lo de la tonteria que le entran a algunos escritores jeje. Y gracias por decir lo de los adolescentes!!eres muy simpatica

Coral desde Burriana a 1/3/07

Arcadio dijo...

Felicidades Care.Sinceramente. No haces sino ribibir un merecido reconocimiento por haber dedicado tu vida a la literatura, y de paso alentar en los que asistimos a tus talleres la misma pasión por ella.

Leo dijo...

Muchas felicidades!
Espero que este premio, lejos de -como tú dices- hinchar tu ego, te aliente a seguir escribiendo cosas buenas. A continuar persiguiendo esa utopía que es el arte.
Por otra parte, los niños siempre son una buena "toma de tierra", verdad?
Lo dicho: Enhorabuena y un saludo.

Gregorio Verdugo dijo...

Me alegra que, en un día tan feliz y señalado, no te hayas olvidado del mono de trabajo. Estoy aquí para celebrarlo contigo y felicitarte, no ya por el premio en sí, que bien lo merece, sino porque veo que no te olvidas de lo esencial, escribir es el martilleo incesante de cada día y no se puede olvidar nunca su golpeteo cacofónico.
Un saludo.
http://www.enunblog.com/Aguirre

Ladynere dijo...

¿Otro?
¿Llevas la lista de los que te han concedido desde que comenzaste a publicar? Porque ya deben de ser unos cuantos ^^
Y que sean muchos más, Care.
Besos!

ozzellito dijo...

Querida.. y te extraña q se asombren por un libro? cuando son felices jugando con una caja de carton? La ilusion.. en los ojos de los niños.. siempre la ilusion q les transmitimos... besossss :-DDD