1 de julio de 2012

Corazón verde (Microrrelato)



Ella me desasió la mano y dijo: Mi amor aún no está maduro, lo siento mucho. 
Mi corazón reverdeció al instante.
Mientras espero lo que debe ocurrir, me lo he quitado de encima. Allá donde está ahora, mi corazón goza de buenas vistas. Y recuerda a todos los que pasan que lo verde siempre termina madurando.

1 comentario:

Rebeka dijo...

Siempre será así, lo verde termina madurando. Pero el amor nunca dejará de avanzar, y una vez que esté maduro, seguirá cambiando hacia un tono más intenso.
Lo dificil y necesario es conseguir el equilibro, que no se acabe pudriendo de tanto dejar madurar, o de tanta intensidad.

Un beso Care.

Rebeca.