15 de diciembre de 2012

Flor alienígena


Me dije el primer día:
Pues bien, tengo diez años
antes de detestarte
o que me odies;
antes de que el vacío
mortal del mismo tedio
de otras veces
se instale entre nosotros,
antes que nos miremos
una noche a los ojos
y no nos quede nada
que decirnos.

Han pasado diez años
y dos de añadidura
y aquí no llega nadie
de los que yo esperaba.
Las cosas son distintas
esta vez. Por qué razón,
no alcanzo a comprenderlo.

El amor es contigo
como una de esas flores
que crecen a la sombra
en el jardín de nuestra casa nueva:
tan hermoso y tan raro
que parece alienígena;
un espejismo hermoso
que miro boquieabierta,
sin creerlo del todo.



3 comentarios:

Rebeka dijo...

Una preciosidad de poema, al igual que la flor.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Begoña dijo...

El amor es así, y a veces habla tan raro y se comporta de forma tan extraña, que parece hasta marciano.
=)