17 de enero de 2012

Supermami de enero


2 comentarios:

Begoña dijo...

Solo podemos comprender a nuestros padres en el momento en que nosotros lo somos. Si antes nos resultaba difícil ser hijos era porque no sabíamos que ser padres es mucho peor.
Y aprendemos a quererlos por aquello que fueron, si no están en este mundo, y si tenemos suerte, por aquello que son.
Saludos

Rebeka dijo...

Ya lo tengo guardadito. Se le leí a mi suegra, y logré hacerla sonreír...
Creo que ahora ya sabe poque adoro tu columna Supermami, y la recorto cada mes desde que la leí por primera vez.

Me roba sonrisas.


Es curioso, porque a veces sin avisar, llega el entendimiento con los padres.
Desde hace meses valoro mucho la forma de actuar de mi padre respecto a mi hora de llegada los fines de semana, porque realmente ahora me doy cuenta de que a partir de mi hora no me estaba perdiendo nada, nada bueno vamos...sino todo lo contrario lo que me podría haber encontrado si...

La pena es que no le pude dar las gracias. Ni decirle el bien que me hicieron sus estrictos horarios de a las 3 en casa cuando las chicas de mi edad ya no tenían hora de llegada!Infinitas gracias le susurro al aire...

Espero que los que aún si puedan hablar con sus padres, se den cuenta de que las decisiones que toman es siempre para intentar protegernos...

Besos infinitos Care!!

P.D: Creo que anoche se grababa una canción preciosa para una nueva novela...;-)