6 de enero de 2013

El aire que respira Dani Cruz

ólo faltan 45 días para que salga El Aire que respiras y quiero celebrarlo revelando algunos secretos, no ya de la novela, sino del libro como objeto. Secretos como una ramita de acacia de siete hojas que a simple vista puede parecer insignificante, pero no lo es en absoluto. No lo es porque tiene mucha importancia en la trama (tanta que Editorial Planeta ha decidido incluirla en el lomo del libro) y porque es algo así como la alegoría de una bonita colaboración, ya digo sin ambages amistad, que me encanta. También es un símbolo masónico y, en la ficción de mi novela, un ex-libris, pero nada de todo eso tiene hoy demasiada importancia.

    Esa ramita es obra del ilustrador Dani Cruz, un sabadellense de pocos años e ilimitado talento a quien conocí cuando la editorial Montena le eligió para ilustrar ciertos libros míos para peques. Fue una suerte, porque Dani es de esa gente que se entusiasma con los nuevos proyectos. Fue hablarle de la posibilidad de que enriqueciera mi nuevo libro (esta vez para adultos, o para lectores de cualquier edad, que lo prefiero) y se lanzó sin pensarlo. Hizo algunos dibujos, los comentamos, me entusiasmé, comencé a desear que pudiera ser posible. Comencé a imaginar mi novela como un libro precioso, distinto. Debo decir que también en Planeta secundaron nuestro entusiasmo y aceptaron e hicieron al fin tangible la idea.



   
Así que Dani se sentó tras la mesa de dibujo (lo cual siempre es una buena noticia). Hizo algunas capitulares preciosas, como la que encabeza este post de hoy y que servirán para presentar los capítulos de la historia que se desarrollan en el siglo XIX. La hojita de acacia será un maravilloso separador de capítulos. Y aún hay más. Más sorpresas que estoy deseando acariciar en el papel.
     En los días que siguen, iré revelando algunas de las sorpresas que traerá este Aire que ya casi es tangible. Perdonadme si me pongo pesada, navegantes, es mi modo de apaciguar los nervios de este nuevo lanzamiento. Son malos tiempos para la alegría, pero permitidme que la proclame. Estoy feliz de haber escrito esta novela, estoy feliz de saber que pronto la tendré en las manos. También estoy asustada, claro, como debne de estarlo esas personas que se lanza al vacío desde no sé qué alturas inconcebibles, por muchas veces que lo hayan hecho.   
  Que no se nos pasen las ganas de saltar, navegantes.



3 comentarios:

Rebeka dijo...

Son malos tiempos para la felicidad por eso debes proclamarla a los cuatro vientos, e inspirarnos con ella, para que seamos más conscientes de que la alcanzamos cada día en cosas sencillas y que se esconde detrás de los sueños que soñamos cuando se tornan realidad.
Aqui estaremos para leerte. Me encantan las pinceladas de Dani para tu Aire.
Deseando poder acariciarlas al pasar página.

Un abrazo.

Mahoney Culkin dijo...

Muy buena noticia, Care. Y, por lo que comentas en tu blog, muy bien acompañada de profesionales que sólo contribuyen a conseguir aún si cabe que, tus siempre apasionadas y detallistas obras y proyectos... reluzcan más en el horizonte del triunfo que, muy pronto y después de 45 insoportables días, conseguirás seguro: gracias a tu increíble dedicación en todo lo que haces y, por esos fans incondicionales que, no dejamos de admirate, quererte y apoyarte en ese tortuoso horizonte vertiginoso, intrincado e insondable... que es el sibilino camino del éxito.

Mucho ánimo y, sigue informándonos de cualquier novedad sobre "El aire que respiras". Va a merecer la pena y la espera.

Dani Cruz dijo...

Ay, ladrona! Que me robas el corazón!
El placer y el privilegio es mío.
Emocionado me he.
Con unas ganicas de leerlo que ni te lo imaginas (cosas de fan) ^_^