26 de enero de 2013

El rastro de mis pasos por el mundo




El rastro que dejan nuestros pasos
en el mundo
se borra de un bufido, de un aliento.
Si el mundo le permite
diez minutos de vida
es porque no importamos
lo más mínimo.



1 comentario:

Rebeka dijo...

Pero tú dejas otro rastro en el mundo querida Care.

Un montón de palabras. Y esas no perduran solo 10 minutos, sino que quedan escondidas dentro del corazón que las ha leído, para siempre. Esperando el momento justo para volver a salir a flote.

Un abrazo!

Aún recuerdo tu silencio de los ausentes...