15 de junio de 2006

Galleria Borghese. Sala III

¿Realmente es mármol el material de que están hechos Apolo y Daphne, Plutón y Proserpina?
¿De qué estamos hechos ahora tú y yo?
¿Estatuas o carne y huesos?
¿No te sorprende en ocasiones la fragilidad del mármol?
¿Podrá escuchar Apolo bajo la corteza del laurel latir el corazón de Daphne?
¿En algún momento nos detendremos, quietos como estatuas, y lloraremos como llora Proserpina?
¿Y si nada fuera como nos hemos empeñado en verlo en los últimos días?
Dame la mano y corre tras de mí: no quiero convertirme en laurel lejos de tus brazos y tu rabia, amor mío. O, aún mejor, llévame contigo a la oscuridad, que siempre nos fue tan propicia.

6 comentarios:

Leo Zelada Grajeda dijo...

¡Bravo,bravo Care!

Excelente texto,preciso y desgarrador.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Que suerte, la Galeria Borghese uno de mis museos favoritos, y de Arcadio, al cual en un principio se negó a entrar y no pudo parar de darme las gracias a la salida.

Es mejor ser de carne y hueso, el mármol ni aún siendo esculpido por Bernini siente.

Medea

Séfora dijo...

Precioso texto.
Por cierto, ayer por fin conseguí El anillo de Irina. Voy por...la página 100, creo, y es el libro que más me gusta de todos los que he leído tuyo, es increible. Ya te daré mi opinión más completa cuando lo acabe.

irene dijo...

es genial la Galleria Borghese... es como un mundo de sueño. Y los jardines? Con el monumento a Byron :)
realmente no sé de qué estamos hechos... :)

Anónimo dijo...

Gracias, Sef, estoy deseando que eso llegue.

Tzaviere dijo...

Quizá los siguientes versos de mi texto "De esculturas" resulte adecuado aquí, por todo comentario:

II
Estatua

Los poetas ensalzan nuestra perfección:
aducen que no tenemos memoria.
Qué saben ellos de vivir para siempre,
junto a un parque, en una herida;
de ser mármol o bronce incapaz de la caricia,
mas no del deseo (cambiaría toda la belleza
por sentir el temblor de la vida
en mis blancas redondeces).

Ahora los espejos del agua cierran su luz líquida.
Ya mi rostro es este puerto sin escalas,
ya mi mano en el crepúsculo se mezcla.