1 de junio de 2006

No sé decir que no

Suena el teléfono. En la Biblioteca Municipal están elaborando, en colaboración con otras 24 bibliotecas municipales agrupadas en no sé qué red, un libro acerca de las bibliotecas, la lectura, los lectores y toda esa apasionante ristra de cuestiones que tanto afectan al mundo moderno. Me dicen que buscan un autor local que se identifique con la biblioteca y que lo prefieren vivo y de sexo femenino.
Cumplo los requisitos, respondo.
Parecen alegrarse mucho de que no sea hombre ni me haya muerto aún. Me ponen el ejemplo de Salvador Espriu, que también vivía en la comarca: él no podrá colaborar, lo más seguro, porque feneció, lamentablemente, hace 11 años, me informan (aunque conocía el dato y lo demás lo podía sospechar).
Pregunto qué tengo que hacer.
Me dicen que responder a una entrevista. Me amenazan con venir a entrevistarme a domicilio.
Les pido, por favor, que me remitan las preguntas por correo electrónico.
Aceptan. El lunes me mandarán las preguntas.
El lunes. Sólo faltan tres días. Ay, a ver cuándo coño aprenderé a decir que no.

16 comentarios:

marisa dijo...

Cuando aprendas me dices cómo se hace. A mí también me vendría estupendo.

Maria Escalas Bernat dijo...

Yo tampoco estaba el día que lo explicaron en el cole.

mazarbul dijo...

que te gusta un lío chavala. Haces bien. Al ruedo.

Mady* dijo...

:-)

Martín dijo...

¿Y por qué ibas a decir que no a la propuesta que te hacían por teléfono? Puede estar bien. Además, aún te queda el lunes para negarte, ¿no?

cafetero dijo...

Podrías responder como Espriu. Sería divertido :)

mireias32 dijo...

Mujer hay libros de autoayuda para eso pero tampoco es que sirvan de mucho jaja. Además, si al final acceden a enviarte el cuestionario vía mail... tampoco es un trago tan duro de pasar. Por cierto.. me das el mail para que te pase un cuestionario??? :)PPP
Besos***

sfer dijo...

Nota mental 1: cuando mis niñas del club de lectura se lean "El anillo de Irina", no importunar a Care con cuestionarios por correo electrónico.

Lástima...

Javier A. dijo...

Es verdad. Ejercitar la asertividad es un arte. Un saludo,

Javier A.

Anónimo dijo...

Pozí. Decir no sin sentirse culpable, ni dar explicaciones, ignorando los motivos imaginados por quienes reciben la negativa así como su insistencia forma parte de la asertividad.

Decir sí se parece a una limosna. Para conseguir ambas cosas suele utilizarse el chantaje emocional.

Anónimo dijo...

Ya nos informaras de cuando es el evento, los de la zona trataremos de pasar a saludarte.

Medea

Miguel Sanfeliu dijo...

Lo de preferirlo vivo debe ser para hacerse los importantes.

Luis Vea García dijo...

"No" debiera ser la primera palabra que aprendiéramos a pronunciar. Lamentablemente, al no hacerlo, estamos sometidos a la dictadura del consentimiento en aras de la conformidad social. En este caso, sin embargo, creo que estás haciendo una buena obra. Saludos.

Amaia dijo...

Bueno, pues yo me alegro de que hayas dicho que sí esta vez. Espero poder leer la entrevista...
¡Un beso!

Anónimo dijo...

Jajajaja! Has dit "coño"!!!! Ai, ai ;) Una abraçada Care.
Comella
http://guallavitoclub.blogia.com

Care dijo...

Sfer: De los chavales que me leen, me gustan hasta sus preguntas. Y siempre contesto. Díselo.
Luis: De hecho, "no" es una de las primeras palabras que se aprenden en la infancia. Lo que ocurre es que luego nos olvidamos.