21 de septiembre de 2006

Un lento aprendizaje

Se aprende a escribir leyendo y escribiendo, como un oficio que se adquiere por el aprendizaje, pero en el que puedes escoger a tus propios maestros. A veces están vivos, a veces muertos.

Margaret Atwood

5 comentarios:

Arcadio dijo...

Me sumo sin reservas a esa aseveración. Stevenson dijo debemos ser como simios diligentes, y aprender a escribir como aprendemos a hablar o caminar: fijándose y copiándo con determinación y paciencia. Yo añadiría, además, que hemos de ser rigurosos en la selección de las obras que escogemos como modelo. Si se pretende, en la medida de lo posible, escribir como los grandes, hay que frecuentar la lectura de los grandes, y desestimar lecturas banales que lejos de aportarnos nada, nos ocupan un tiempo necesario.

El detective amaestrado dijo...

Y como todo buen aprendizaje, muchas veces aprendemos sin darnos cuenta, al trote

mazarbul dijo...

y metiendo la pata, y haciéndolo mal. Así sí que se aprende.

mireias32 dijo...

Al hilo de esta frase me viene una a la mente del gran Stephen King: "Escribri es mágico; es, en la misma medida que cualquier otra arte de la creación, el agua de la vida. El agua es gratis. Conque bebe. Bebe y sacia tu sed".

mireias32 dijo...

Perdón por la disteclia del anterior post... Aún no controlo el teclado del portátil nuevo...