18 de noviembre de 2006

La santa cena, un 'micro' de Jordi Cantavella*

Jesús reunió a sus doce discípulos en un restaurante de los caros.
Después de pedir el café y las copitas de rigor, el Mesias solicitó silencio golpeando una botella con una cucharilla.
—En verdad os digo que uno de vosotros me traicionará.
En aquel momento dieron aviso de que Judas se había marchado sin pagar y que además había robado treinta monedas que alguien había dejado de propina en un platillo.
Pues bien, con los años, las cosas se exageran.


* Jordi Cantavella nació en Barcelona en 1967. Ha publicado tres novelas, Neopàtria (2002), La tètrica història de la Roser (2003), Pudor de cadàver (2006) y dos libros de cuentos, El Vals de la claveguera i Paper higiènic, todos en catalán. A éste último pertenece el cuento seleccionado y la traducción es de... pero, ¿de quién va a ser? Pues eso.

16 comentarios:

Don Caballero dijo...

No me gustó.

Don Caballero

Anónimo dijo...

A mí tampoco me gustó.

Anónimo dijo...

No, definitivamente, no.

Anónimo dijo...

a mí me encantó...

M dijo...

Ummm, por qué la gente firma con anónimo, coño.

A mí la verdad que ni fu ni fa, me parece bastante olvidable, pero por lo menos lo digo con cara y carné.

Watson Elemental dijo...

Pues a mí me fusta la provocación y lo sacrílego de un relato como éste. ¿No es carne de Premio Nobel? Pues igual es que no lo pretende...

Anónimo dijo...

Pues watson, que su virtud sea la provocación y lo sacrílego me parece muy pobre. Creo que un narrador que se precie ha de buscar la excelencia por otras vías. No sé si me explico, pero pondré un ejemplo: muchos programas de tv del "corazón" son provocativos/polémicos, lo que les reporta una audiencia cautiva... Pero constituye "opinión común" que dichos programas culturalmente aportan muy poquito (incluso los estudiosos de las ondas los califican de tele-basura).

¡Ojo! Con este comentario no quiero decir, ni mucho menos, que estemos ante un relato-basura. Pero creo que es conveniente pedir algo más (no sólo mera provocación) de un contador de historias.

SI LO SÉ NO VENGO

anonimous dijo...

¿No será poco, esa muestra, para valorar la obra del tal Cantavella? Yo pediría más, y organizamos un juicio sumarísimo.

SI LO SÉ NO VENGO dijo...

anonimous, no es mala idea lo que propones. Muy probablemente mejoraría lo presente.

SI LO SÉ NO VENGO

Anónimo dijo...

La opinión de watson elemental (si lo sé no vengo, don caballero) no se puede tener en cuenta. Quizás sea sincero esta vez. Cualquiera le toma en serio considerando sus antecedentes (algernon, craven, papa pitufo etc)

ositapanda dijo...

¿Y quién es Watson Elemental?

Anónimo dijo...

Sobre el comentario del último usuario anónimo.

No me parece una actitud muy tolerante la tuya. ¿Por qué descalificas la opinión de los demás?¿Por el mero hecho de manifestar que no me ha gustado el relato, ya no me tomas en serio? Desde luego muy democrático no eres.

Sobre gustos no hay nada escrito. A todos no nos tiene que gustar lo mismo.

Don Caballero

NOTA(1): No tengo nada que ver con watson y cia. Es una injusticia por tu parte que nos metas a todos en el mismo saco.

Anónimo otro dijo...

Un chiste fácil. Mal está la literatura. Mejor no traducirlo, ¿para qué?

Jordi C. dijo...

Verdaderamente, este relato, no es que sea una perla.

Jordi C.

Sherlock dijo...

Si hasta el propio Jordi C. lo admite, no hay más discusión.

Sherlock

Anónimo dijo...

Recuerdo que un relato muy parecido lo leí hace varios años (aunque no lo tengo localizado). ¿No estaremos, por tanto, ante un caso de plagio (por lo menos de plagio conceptual)?

¿Alguien puede aportar algo al respecto?

NATALIA