24 de noviembre de 2006

prólogos

Cuentan que en el recibidor de casa de Rafael Alberti podía leerse un rótulo que decía:

NO SE HACEN PRÓLOGOS

En mi casa no hay ninguno, pero de haberlo, diría esto:

SE HACEN PRÓLOGOS
SÓLO A LOS AMIGOS

2 comentarios:

Juana Gallo dijo...

Care, hola
doy fe que así es. O sea que me consta.

Besos frescos desde el Caribe (estamos a unos doce grados, brrrr, fríito)

CesarCaralvaRamirez dijo...

No se hacen prólogos.!!

Bueno Rubén Darío si los hacía y más.

saludos cordiales

Caralvá