18 de enero de 2008

Seamos machos: hablemos de la compra en Mercadona*

La mayoría de la gente cree que como soy escritora no hago la compra. Es la misma lógica extraña que les llevaba a todos a anunciarme una especie de apocalipsis en mi vida cuando me quedé embarazada de mi primer hijo. Algo parecido ocurrió cuando me casé: más de uno me anunció que dejaría de escribir... ¡e incluso de leer! (lo cual, entre otras cosas, demuestra una patética falta de información, porque las mujeres que se quedan en su casa y ejercen de esposas y madres son uno de los sectores que más lee en nuestro país; eso suponiendo que alguna vez yo hubiera querido ser esposa y madre nada más).
La gente, por lo general, suele creer que no me rebajo a ir al Mercadona. Una vez tropecé con una lectora adolescente en la misma entrada del súper y nada más verme preguntó, con cándido aire de admiracióny abriendo mucho los ojos: «¿ haces la compra?».
Pues sí. Hago la compra. Es más, ¡escandalizaos mentes simples!: incluso ME GUSTA hacerla. Me distrae, me relaja, me permite pensar en otra cosa (o incluso no pensar) durante un rato... Sí, sí, disfruto eligiendo una bandeja de champiñones o pidiéndole a la dependienta que me corte finito el jamón de york. Me gusta la pescadería y la sección de congelados, ¡por no hablar de los tarritos de la perfumería, que me parececen un festín casi orgiástico, a medio camino entre el consumismo y las creencias sobre la eterna juventud! Soy adicta a los anaqueles de bebidas (no necesariamente alcohólicas) y me pongo como loca si encuentro un apio lozano (lo cual en el Mercadona no siempre ocurre).
Uno de los mayores placeres que compartimos con mi amiga Ángeles -que también es escritora y también, oh caramba, hace la compra en Mercadona- es intercambiar descubrimientos "mercadoniles": que si yo compro los churros marca tal que se hacen en diez minutos de horno..., que si prueba este pan de rebanada pequeñita o aquella leche o este bacalao envasado...
[Abro este paréntesis sólo para señalar que con Ángeles hablamos de todo: de hombres, de mujeres, de feminismo, de literatura, de editores, de vida, de años, de lecturas, de Saramago, de familia y también de recetas de cocina y de supermercados. ¿Alguien es capaz de imaginar, pongamos, a Jorge Guillén y Pedro Salinas intercambiándose una receta de revuelto de bacalao? Bien, os dejo pensando mientras cierro el paréntesis].
Al modo de los libros de autoayuda, voy a terminar este prometido post que bien podría subvencionar la próspera cadena de supermercados, con mi particular

DECALOGO PARA ENCONTRAR LA FELICIDAD (O SIMPLEMENTE NO PERDERLA) EN MERCADONA

1- Aficiónate rápidamente a las marcas de la casa: hacendado, bosque verde o deliplus. Olvida que existen más productos que los que están en estos rebosantes anaqueles y, sobre todo, ni se te ocurra empezar a pensar en qué súper podrías encontrarlos. Lo que necesitas está aquí, y punto.

2- Cuando uno de sus amables trabajadores te diga que han retirado un producto, no te enfades. Piensa: Mercadona vela por mí y enseguida traerá otro que será mucho mejor para mí que el que creía necesitar.

3- Apréndete todas las marcas de la casa, todos los tamaños de los paquetes, y todas las variedades de todos los productos. ¿Para hacer un master en marujeo contemporáneo? ¡No! ¡Para poder hacer la compra por Internet! Si eres espabilado/a, podrás hacerlo en sólo 10 minutos, ¡no sabes lo bien que sienta! Por cierto, si un día alguien organiza un concurso de velocidad al hacer la compra, me presentaré.

4- Ni se te ocurra hacer la compra en sábado. Ni en viernes. Ni en días laborables a partir de las 19 horas. De hecho: no hagas la compra en vivo. Hazlo por internet, ¿qué necesidad tienes de ver la lozanía del apio? Serás mucho más dichosa si no lo haces. Eso sí: prepárate. Yo una vez compré 103 latas de coca-cola light por un "error de dedo". Y otro día compré 44 muslos de pollo de corral, con sus restos de plumas y todo. En serio.

5- Repite tres veces cada día: Mercadona me quiere, Mercadona me quiere, Mercadona me quiere...

6- No te pongas ecologista justo cuando entras en el supermercado. ¿Ves esas taquillas que hay a la entrada? Son para dejar tus buenas intenciones con respecto al planeta sostenible y todos estos rollos. Si vienes aquí es paa consumir plásticos a tutiplén. No te cortes: contamina.

7- (Sólo para los que tienen niños) Créeme: los pañales Dodot no son los mejores. Aunque hagan esos anuncios tan monos.

8- Hazme caso, tú que disfrutas cuidándote, y reserva 15 minutos de tu tiempo para husmear en la sección de perfumería. ¡Los tarros, cuyo diseño cambia cada cierto tiempo, son tan monos que por fuerza lo que hay dentro tiene que ser estupendo! ¡Y tenemos tan claro que Mercadona se preocupa porque nosotras no tengamos arrugas!

9- ¿Tienes hijos? ¿De qué edades? A los 12 años ya podrás mandarles a hacer la compra. Resta de 12 la edad de tu hijo mayor: esos son los años que te faltan para alcanzar la felicidad completa: ¡No volver a Mercadona!

10- Por último, diez productos con los que Mercadona contribuye a mi felicidad: 1) toallitas refrescantes (en verano sobre todo), 2) toallitas íntimas femeninas (ay, qué gusto), 3) regaliz en cajas de barritas de 300 gramos (mmmm), 4) pipas supergigantes con sal (paquete de 125), 5) brotes de soja germinados, 6) ensalada de batavia (mezcladita de cosas) marca hacendado, 6) revuelto de setas en bandejita preparada, 7) lasaña precocinada de 1 kg (que me permite dar de comer a mi tropa en 10 minutos, aproximadamente), 8) bolsas especiales para basura orgánica (con las que reciclo y aplaco mi culpabilidad por comprar tantos plásticos), 9) kéfir de cabra en tarritos de 150 (me lo bebo en el propio tarro, con una cucharada de azúcar, hay que ver cómo me vuelvo, hasta yo me asombro) y 10) harina especial repostería marca hacendado de 1 kg con la que los fines de semana mis hijos juegan a ser cocineros (y yo con ellos).


Notas:
* Parafraseo a García Márquez ("Seamos machos: hablemos del miedo al avión", Notas de prensa, 1980-1984, Mondadori). Que ningún alma sensible se ofenda, que nos conocemos.
-No esperéis otra entrada como ésta en, por lo menos, diez años. Qué cosas me hacéis hacer algunos.
-La imagen es para compensar tanto marujismo: con Gonzalo Moure (¡besos!) en Miami, el año pasado.

15 comentarios:

Anónima de las 9:59 dijo...

¡Has sido capaz de hacerlo! ¡Una entrada sobre Mercadona! :P

Yo también hago la compra allí. Descubrí los pañales, las aceitunas rellenas, las nubes -marshmallows- industriales... (La fruta y verdura no es su fuerte. ¡No se puede ser perfecto!).

Me gustaría ver a muchos señores escritores hablando de pañales y 44 muslos de pollo.

Bueno, venga, va. Por hoy te perdonamos lo del Mercadona.

;)))

Clara dijo...

Querida Care,
deberías hacer esto más a menudo, es divertidissimo!
Un saludo

c dijo...

¿No se sabía?

Anónimo dijo...

Grande. Ahí estamos......rebajando la dosis de glamour y dándole un toque genial de cotidianeidad y marujismo.
No compro ni uno sólo de tus productos preferidos pero prometo probarlos todos. Mi problema será consumir la bandeja de lasagna de 1 kg yo sólo. Alguna se apunta a una invitacion a cenar lasagna?
Razón: aquí.

Anónimo dijo...

Por ti y a tu lado, compraría incluso en Eroski

Fernando Alcalá dijo...

Opino como todos los demás, a mí también me gustaría ver a muchos señores escritores hablando de su compra. Esta entrada encaja totalmente con mi visión de la escritura, para quien escribe porque le gusta, porque quiere, sin afectación ni pompa, escribir acaba convirtiéndose en algo tan cotidiano como decidir que los yogures de avellana del DIA son los mejores del mercado. En serio, lo son.

c dijo...

No entiendo

Emilio dijo...

Yo no he vuelto a ser el mismo desde que Hacendado me vende el bacalao desmigado, a medio desalar y en packs individuales: ahora mi famoso esgarraet se prepara en un tres i no res. Me siento como si hubieran reinventado el pan de molde, oiga.

Luego tienes la harina para tempura que también le compro a Hacendado, bendita sea su madre. Desde que la descubrí me he convertido en una poderosa máquina semiautomática de rebozar. Ahora me dedico a tempurizarle a mi esposa todas las verduras, carnes y pescados que se me estropean y ya no tiramos comida jamás. Todo cuela con un poco de harina japonesa, en serio.

Pero el colmo lo pone el vino Abadía Mantrús. Sí, el tinto ese que barre el suelo con muchos Ribera del Duero por sólo un par de euros y que no hay forma humana de comprar si no es yendo al Mercadona. Qué descubrimiento. Todo un avance para mi economía.

Así las cosas, yo también voy por la vida orgulloso y feliz de ser un habitual del Mercadona. Ya lo pregoné hace unos meses, qué coño.

c dijo...

Mundo pequeño, más mágico eres tú

Care dijo...

Emilio: tomo nota de tus sugerencias, que me parecen imprescindibles. A los demás: sois estupendos.

Maria Escalas Bernat dijo...

Necesito saber qué hiciste con los muslos.....

c dijo...

los separé del cadáver -la compañía de Emilio.
Care los cocinó.
Nos los comimos. Los muslos y a la acompañante de Emilio.

No queda nada de aquellos muslos. Lo siento, maria

Venden de todo en Mercadona.

Care dijo...

María: el repartidor a domicilio, que es un encanto, me preguntó si era un error o era de verdad que quería aquel profuso muslamen pollero y me dio la oportunidad de devolverlos sin ni sacarlos del camíón. Qué amable. Hizo lo mismo con las cocas light. Un beso desde aquí a ese encanto de hombre.

Joan Antoni dijo...

Ves per on Care em passa quelcom semblant quan vaig a comprar el dissabte a la plaça: l'alcalde també compra?

Oriol Rodríguez dijo...

Caram! El Mercadona...t'aconsello el gaspatxo Hacendado que, per mi, és millor que qualsevol dels altres. Les olives farcides, no obstant, són massa petites pel meu gust. Ah! Saps què sempre tinc ganes de fer al Mercadona que hi ha a Rocafonda? Redistribuir l'espai de les caixeres. No veuen que no està ben dissenyat? No veuen que si poden dues caixes seguides es provoca un embús considerable? Ah per cert, per què no posen els productes a dins les bossetes com fan a l'Alcampo? Mmmm....crec que m'agrtada més perdre'm per l'Alcampo que és molt més gran i sé on és tot. Molt més ample i menys estressant que el Carrefour. Però el gaspatxo del Mercadona, això sí, és insubstituïble.