26 de febrero de 2008


Noche estrellada con ciprés, de Van Gogh, según Adrián Olmedo (seis años)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Este niño tiene alma de artista. Y el nombre le acompaña, y si me apuras sus dos apellidos. No es difícil suponer que el destino le depara grandes cosas. Pero si yo pudiera concederle un solo don con mi varita mágica de hada buena, no lo dudaría: te deseo que sepas ser feliz.

c dijo...

Iba a pedir la oreja, mejor no