11 de febrero de 2008

Tres días antes de San Valentín

Leo en un libro sobre adopciones:

«Las relaciones que se basan en el odio son más fáciles de mantener que las que se basan en el amor, porque no hace falta hacer nada para que salgan bien».



La imagen de hoy: el amor. El mío propio.

4 comentarios:

Marta Zafrilla dijo...

Un poco de odio enriquece mejor que el avecrem.
Ah, tengo en casa lista una disección para leer. Mil gracias y media.

c dijo...

Os adopto. No baso la relación conmigo mismo en el amor principalmente; podría salir bien.

A las 22:OO os quiero en casa. Máximo 22:30

Martín dijo...

Estimada Care

Hay otro refrán relacionado: dicen que del odio al amor sólo hay un paso; pues sólo se odia a quien realmente nos importa.

A veces me pongo a pensar si lo opuesto al amor no es el odio sino la indiferencia.

Y felicitaciones por la nueva plantilla (me gusta mucho) y por esta nueva temporada en tu bitácora.

Te leo con frecuencia, aunque no siempre me animo a dejarte un comentario

Saludos muy cordiales

Anónimo dijo...

Ah, no. El odio no enriquece. Es intenso, pero demoledor. Entra por los poros de nuestra piel y anida sin contemplaciones.Nos hace dudar, temer, nos hace creer que somos fuertes y la realidad es que hemos caído en sus redes sólo porque somos débiles.