19 de abril de 2006

Las simpatías del biógrafo

Ian Gibson acaba de publicar Ligero de equipaje, una biografía de Antonio Machado (Aguilar). Preguntado por las diferencias entre sus trabajos sobre Lorca, Dalí o ahora Machado y el que dedicó a Camilo José Cela, Gibson fue así de sincero:

"Cela fue una sugerencia de la editorial, que acepté pero al que no le dediqué mucho tiempo. Para mí, Cela, el hombre que supo ganar es una aproximación al personaje. Además, no me caía bien y no quería dedicarle tanto tiempo como he dedicado a Lorca, a Dalí y a Machado. Pero yo me identifico más con los marginados, con los personajes que han sufrido."

¿Se os ocurre algo más desatinado que biografiar a alguien que te cae mal? Sí, sólo una cosa: encargar una biografía a alguien que no soporta a su biografiado.

5 comentarios:

Francisco Ortiz dijo...

Es lo que tiene dedicarse a un oficio y querer vivir de él. De todas formas, ¿ habrá muchas cosas buenas que contar del personaje Cela?

mazabul dijo...

Más que te caiga mal, que no tengas cierta pasion por él. Hitler me cae mal, y Stalin, pero es innegable su atractivo para un biógrafo. Es un tipo de prostitución como otro cualquiera, ¿quién no ha escrito algo por obligación y que detestas?. Como dice una amiga mía, un mal polvo lo tiene cualquiera.

César dijo...

Exacto: lo importante no es que el biografiado te caiga bien (puedes incluso aborrecerlo), sino que te interese por el motivo que sea. Dicho esto, reconozco no encontrar ningún motivo por el cual Cela pueda ser considerado interesante.

Anónimo dijo...

Sus pedos

irene dijo...

xD a mí también me sorprendió esto de la entrevista. Pero bueno, como dicen los de arriba, alguien tiene que hacer esas biografías...
P.D: Me encantó la historia de la fuente y Guiomar...