29 de enero de 2006

Qué bonito tema para un domingo frío y lluvioso


Poca gente conoce el romance -tal vez más sexual que afectivo- que vivieron Emilia Pardo Bazón y Benito Pérez Galdós. La correspondencia entre la muy apasionada gallega y el más bien tibio, o prudente, canario (Galdós había nacido en Las Palmas, un dato a menudo olvidado, o desconocido) es sensacional. Los términos en que ella se dirigía a él son de lo más jugoso. No dudaba en asignarle todo tipo de apelativos cariñosos, como minino, miquito, monigote o cielito mío o en mandarle carantoñas tan poco ortodoxas como un mordisquito en el bigote. Y mucho más. Desde luego, doña Emilia no parecía contentarse con poco.
Ratonciño: tu rata ya está aquí, le dice al encabezar una misiva. O en la despedida:
En cuantito que te vea, te como.
También le escribía párrafos que harian sonrojar a cualquier alma sensible (al mismo Galdós, me imagino, si los espíritus pudiean asomarse a los blogs):
Te muerdo un carrillito y te doy muchos besos por ahí, en la frente, en el pelo y en la boca. Gracias por tus bondades todas, y no me destierres al fin de ese corazón mío.
En fin. En definitiva, siempre terminamos en la cursilería. Lo cursi-escatológico, podría titularse esta entrada y varias otras de este blog. Abrigaos, amigos, amigas. Buscad el calor allí donde esté.

4 comentarios:

miwok dijo...

El frío de fuera hace que tenga frío dentro.Mi novio tenía que venir ayer...pero tal y como están las cosas no parecía prudente coger un autobús 7 horas justo por donde hace peor tiempo. No ha venido, y me siento fría, me siento vacía, no quiero cartas de amor, ahora sólo quiero abrazos...

Braulio Llamero dijo...

Aquí la nave interestelar "Pardo Bazán", acusando SOS de miwok y enviando a través del hiperespacio un abrazo cálido y envolvente, a modo de bufanda biológica... bip, bip. (Del novio, llegado el caso, también podemos encargarnos).

miwok dijo...

Gracias llamero,pero al novio no le des abrazos, que no se lo merece.

cristian dijo...

Ya hizo bien, ya, caballero de Olmedo en proponer a Pardo Bazán para el concurso de camisetas mojadas. ¡Cuánta fogosidad!

¿Os los imagináis? Ella parece ama-dominante, a él le miniaturiza: minino, miquito, ratonciño... Es como Ned Flanders "En cuantito que te vea te muerdo un carrillito". Hola holita Benitito.

Sospechosas tendencias caníbales, también, por parte de la rata: mordisquito, te como, te muerdo.

He buscado el calor en un cafetito con lechecita, dura un ratín (no es lo mismo que un ratonciño. Un ratonciño es Benito Pérez Galdós).