6 de marzo de 2006

La lechuza del teatro romano

En Extremadura hace hoy un día frío pero luce un sol espléndido. Por eso después de comer me ha apetecido dar un largo paseo. He vuelto al teatro romano de Mérida, creo que por tercera vez en mi vida. Me he sentado en las gradas y he dejado pasar el tiempo. Se escuchaba una lechuza. He recordado a la lechuza del Teatre Grec de Barcelona, que tan familiar resulta a los espectadores en verano, durante el festival. En el Grec también hay a menudo gatos que pasean tranquilamente por el escenario, y que a veces se detienen en el espacio de la orquesta, como si miraran tranquilamente la función. Aunque, ya puestos a elegir, mejor ser lechuza en Mérida. No creo que haya muchos visitantes en el falso teatro griego de Barcelona durante los meses en que no hay representaciones. Aquí, en cambio, la diversión es constante. Hoy había un grupo de adolescentes despistados que preguntaban si los romanos instalaron el pararrayos de la fachada principal o si en el siglo III antes de Cristo existía la fibra de vidrio. Una guía cargada de paciencia intentaba que comprendieran. Les he visto llegar y marcharse. A ellos y a tres parejas de turistas extranjeros. Me encanta sentarme a mirar y escuchar, a ver y oír.
Cuando salía, en los baños de chicas, había un grafiti que bien podrían haber dejado ahí cualquiera de las adolescentes del grupo: Mis padres son tontos y idiotas.
Mientras regresaba al Parador, donde me alojo, pensaba en la lechuza del teatro romano y escribía mentalmente:

Los ruidos han evolucionado mucho a lo largo de la historia.
En cambio, el silencio siempre ha sido igual.

9 comentarios:

miwok dijo...

No he estado nunca en Extremadura, sólo la conozco a través de los libros...Cuántos sitios tengo pendientes...

El silencio siempre será igual, como eso que dicen del árbol que cae cuando nadie lo escuchar...Eso nos da cierta seguridad, ¿no? Hay cosas que no van a cambiar nunca, estemos allí o no.

Tzaviere dijo...

Gracias por esa deliciosa mini crónica, Care; y por permitirnos acompañarte en ese momento tan tuyo con el cual me identifico por muchas cosas.

Darkverzight dijo...

Carai, ¡cuanta razón en tu frase!
Y suerte que el silencio no ha cambiado...¿qué haríamos sin el silencio en múltiples momentos de nuestra vida? ¿Cómo sobreviviríamos a un mundo sin silencio?...

La navaja en el ojo dijo...

Hola, Care:

He leído que vas a presentar Un diez. Antología del nuevo cuento catalán / Un deu. Antologia del nou conte català,

En dos volúmenes independientes, en catalán y castellano, diez cuentistas, una nueva fiesta del cuento, una muestra de la mejor narrativa breve catalana del momento. Editada por Care Santos, recoge cuentos y poéticas sobre el género de diez autores nacidos después de 1960 y que al menos han editado un libro de cuentos en catalán (Albert Calls, Flavia Company, Xavier Gual, Pere Guixà, Eduard Màrquez, Vicenç Pagès, Jordi Puntí, Màrius Serra, Toni Sala, David Ventura). Su salida está programada para la segunda quincena de marzo.

Ed. Páginas de Espuma, Voces / Literatura Núm. 62, 2006, ISBN 84-95642-71-9
Ed. Páginas de Espuma, Voces / Literatura Núm. 63, 2006, ISBN 84-95642-72-7

La presentación se efectuará el lunes tres de abril en la Librería La Central del Raval (C/ Elisabets, 6. 08001 Barcelona). Ese mismo día se convocará por la mañana a los medios de comunicación en una rueda de prensa que se organizará en la propia librería. En breve os daremos los horarios detallados.


¿Va a haber presentación en Madrid?

Matías dijo...

Estupendísimo el cuento de gazpacho de este mes, en serio. No sé por qué me gustan tanto los cuentos de perturbados (escribo muchos de esos), será por el magnetismo del mal.
Ale, a ver si me aullan las lechuzas y escribo esta tarde.
Me uno a la petición de respuesta sobre si presentarás el libro en Madrid (y si es así, llevaré mi "intemperie" preparado para que lo firmes)

Abrazos

Care dijo...

Tzaviere: estais conmigo siempre, especialmente cuando estoy sola.
Navaja (uj...): Va a haber prese en Madrid, pero no sé aún cuándo. Te informaré. Y en unos días, hablaré aquí de la antología.
Matías: Con gusto te firmaré ese ejemplar en esa ocasión, y gracias por el comentario. ¡Me encanta escribir sobre perturbados! ¡Celebremos tanta sintonía!

antonio_db dijo...

hola Care: queria preguntarte..... ¿te gusta extremadura?¿te "xifla"? es una curiosidad porque ya e visto que nombras a menudo a extremadura.
Un extremeño.

cristian dijo...

Matías,

Leete "Aprendiendo a huir" de Care. La perversidad no sería el núcleo pero encontrarás electrones. Se insinúa un rollo raro entre una chica con unos gorilas y otras cosas.

Caballero de Olmedo dijo...

Para mí el silencio nunca es igual: hay silencios incómodos, que deseas que desaparezcan; hay silencios opresivos —ese silencio de la noche, con la persiana bajada del todo, sin que se pueda ver nada— que se alía con la oscuridad; está el silencio de la intimidad —tu silencio, el tuyo propio— ese que no compartes con nadie...